La Autoridad ante nuestros hijos/as

¿Qué es la autoridad ante nuestros hijos y cómo utilizarla?

No hay que confundir el ejercer autoridad ante nuestros hijos, con el autoritarismo. Ejercer la autoridad responde a que los padres y los hijos ocupan distintas posiciones en la jerarquía familiar. La autoridad que representan de los padres y madres, les viene dado por el hecho de serlo. La autoridad ante nuestros hijos tiene una finalidad y es que los niños aprendan las normas y límites para respetar su entorno social y familiar. Se trata de que los niños presenten un comportamiento responsable y cívico. El ejercicio de la autoridad en el entorno familiar va encaminado a que nuestros hijos se conviertan en adultos capaces de tomar decisiones responsables, y que dispongan de habilidades que les permitan la solución de problemas y conflictos de forma funcional. Esto implica que a ese niño, en casa, le ensañen también habilidades de negociación, comunicación resolución asertiva. Por este motivo la autoridad ante nuestros hijos introduciendo normas y límites en casa deben responder a alguna razón justificada y tenemos que dar explicaciones a nuestros hijos del motivo de la norma y la explicación de las consecuencias.

La autoridad ante nuestros hijos e hijas

 

El autoritarismo, sin embargo las normas y límites son impuestas porque el padre o la madre siempre llevan la razón. El respeto se confunde con el temor. La resolución de conflictos son impuestas siempre por los padres. Se producen criticas al niño en vez de criticar sus actuaciones.

¿Qué estrategias son recomendables para mantener la autoricidad con nuestros hijos?

  1. Buen humor, lo negativo de la conducta de nuestros hijos no puede enmascarar lo positivo.
  2. Actuaciones sensatas (“practicar con el ejemplo”) y ser flexible.
  3. Tener paciencia. Un castigo no puede ser una expresión de nuestra tensión emocional. Debe ser didáctico.
  4. Tener una línea de actuación coherente. Intentar que nuestra forma de actuar sea coherente, en general con las normas, los límites y valores que queremos trasmitirles.
  5. Mostrar interés por los problemas y desconformidades que nos presentan y proponen. Hacerles ver que nos interesan sus alegatos y explicaciones, aunque la última palabra sea nuestra que sientan que les escuchamos.
  6. Intentar que no se produzcan desautorizaciones entre la pareja. Potenciando de esta manera la autoridad de ambos. Esto demuestra al niño que las cosas importantes lo son independientemente de si es mamá o papá quien las establezca.
  7. Tiene que existir unos acuerdos básicos entre los padres en la educación de los hijos y en como actuar ante la desobediencia.
  8. De vez en cuando es necesario en llegar acuerdos puntuales con nuestros hijos. De esta manera nuestros hijos no sienten que son tratados de forma autoritaria, consiguiendo asi, reducir la reactividad y el desacato.

Es importante saber que la autoridad ante nuestros hijos e hijas es beneficioso para nuestra relación, aunque tenemos que tener en cuenta que algunos estilos educativos no son los recomendables a la hora educar a nuestros hijos.