Duelo Complicado o Patológico

Duelo Complicado o Patológico : ¿Qué factores encontramos?

Como hemos comentado en el post el duelo complicado es algo difícil para quién lo sufre. En Esther Gento Psicólogos Alcalá de Henares podemos ayudarte a través de la terapia breve.

Un duelo complicado supera en tiempo a un duelo normativo y conlleva sintomatología asociada que es similar a la de un proceso depresivo. Esta sintomatología se caracteriza por problemas de sueño, estado de ánimo abatido y/o deprimido, falta de apetito, problemas de concentración, baja eficacia en la tareas cotidianas, pensamientos automáticos negativos, visión negativa de uno mismo y del futuro, deterioro de las relaciones sociales, falta de actividad etc.

Existen algunos factores que facilitan un duelo complicado:

  1. Falta de apoyo social percibido durante la crisis. En muchas ocasiones el apoyo social se da a gran escala al principio, pero poco a poco las personas cercanas al doliente reanudan su quehacer y el doliente puede sentir que todos continúan hace delante menos él.
  2. La pérdida del ser querido es de manera inesperada y/o traumática. Cuando la pérdida se prevé (enfermedades largas, enfermedades terminales, edad del fallecido), las personas de su entorno pueden empezar a elaborar la pérdida antes del fallecimiento. Pero cuando la muerte es repentina e inesperada el shock de los dolientes aumentan impidiéndoles avanzar en el proceso de duelo.Duelo Complicado
  3. La edad del fallecido, es más probable pasar por un duelo complicado cuanto más joven era el fallecido. en este caso ocurriría lo mismo que en el supuesto anterior y tiene que ver también con la posibilidad de una preparación previa.
  4. Una relación ambivalente con la persona perdida. El vínculo con la persona fallecida determina el proceso de duelo, si el vínculo ha sido ambivalente puede desencadenar culpa en el doliente.
  5. Estar pasando por una crisis vital al mismo tiempo. Nuestras estrategias y mecanismos de afrontamiento pueden verse desbordados en el caso de estar sufriendo otra crisis contigua (pérdida del trabajo, divorcio, enfermedad propia etc.)
  6. Todo eso puede desembocar en un episodio depresivo. La persona que se ve envuelta en este proceso puede necesitar la ayuda para superar este evento. La elaboración de este evento es necesaria para la superación exitosa de la crisis.